La Movida Acústica Urbana, entrela diáspora y las diferencias

Texto de Humberto Sánchez Amaya (@HumbertoSanchez) publicado previamente en El Nacional

Fue en enero de 2007 cuando un grupo de intérpretes se reunió en casa del bajista Rodner Padilla para hablar sobre la formación de un colectivo de ensambles dedicado a la música tradicional venezolana.

La idea era tocarla pero de una nueva manera, con las influencias propias de un habitante de la ciudad.

Los planes se concretaron finalmente el 8 de agosto de ese año con un concierto en Discovery Bar, ese lugar para rockeros que se convirtió a partir de ese momento en punto de encuentro cada miércoles para esos conjuntos.

“Esa primera vez estuvo Kapicúa acompañado de Aquiles Báez”, recuerda Álvaro Paiva Bimbo, guitarrista de ese ensamble, sobre el comienzo de un movimiento al que se sumaron otros como En Cayapa, Los Sinvergüenzas, Kamarata Jazz y Nuevas Almas. Con los años se fueron uniendo otros artistas y también otros espacios.

Fueron aproximadamente ocho personas a ese primer show. “No fue casi nadie. Claro, no estaba hecho el punto. Pero poco a poco se fue llenando cada semana. Hubo momentos en los que no cabía una persona”, rememora el maraquero Manuel Rangel, quien en esos primeros años se mudó de Barquisimeto a Caracas.

Eso se constató en septiembre de 2009, cuando se presentaron en el Aula Magna de la UCV.“Ahí bautizamos el disco que habíamos grabado en febrero. Es un álbum doble con tres composiciones de cada uno de los seis grupos que en ese momento integrábamos la MAU”, detalla Paiva sobre un trabajo en el que también participó C4 Trío.

“El venezolano tiene una necesidad de conectarse con algo y nosotros ofrecimos una imagen distinta del ejecutante de música tradicional venezolana. Éramos unos chamos, de entre 20 y 30 años de edad, que nos vestíamos como cualquiera de la ciudad. No éramos unos académicos en esmoquin ni teníamos sombrero o alpargata. Sin falsa modestia digo que cualquiera se podía dar cuenta de que teníamos horas de estudio y preparación”, señala el guitarrista por teléfono desde Los Ángeles.

Luego, el 26 de diciembre de 2011 hubo otro impulso al proyecto. Una convocatoria por redes sociales superó las expectativas de asistencia. El llamado era a presenciar un experimento: versionar en género tradicional venezolano los éxitos de bandas de rock y pop nacionales.

Así surgió Rock and MAU, una iniciativa que tuvo al percusionista Diego “el Negro” Álvarez como una de sus impulsores y a la que se unieron los cantantes de Caramelos de Cianuro, La Vida Bohème, Viniloversus, Rawayana, Desorden Público, Los Colores, Los Mesoneros y Charliepapa, entre otros. Ese proyecto quedó registrado en dos discos: Rock and MAU (2013) y Rock and MAU 2 (2014).

A pesar de los logros, la diáspora ha mermado el número de músicos que integraban el colectivo o que fueron invitados. Actualmente residen en otros países los bateristas Adolfo Herrera, Euro Zambrano y Diego Maldonado; los percusionistas Francisco Vielma y Diego “el Negro” Álvarez; los bajistas Rodner Padilla y Gonzalo Teppa; los cuatristas Jorge Glem, Carlos Pineda y Carlos Capacho; el guitarrista Hugo Fuguet y el pianista César Orozco.

“En Venezuela habíamos dejado de tocar semanalmente por la delincuencia. Uno llegó a sentirse extranjero por los desmanes de la política, nefasta gestión cultural del chavismo. Decidí irme del país en marzo de 2013 por varias razones, tanto por el tema de la inseguridad y el político, como por crecimiento profesional. He estado yendo y viniendo, haciendo discos y conciertos”, asegura Paiva-Bimbo.

No obstante, el compositor y arreglista no se amilana. Actualmente prepara en Los Ángeles el disco Rock and MAU 3, que tendrá entre sus novedades la participación de Zapato 3 y posiblemente salga este año. Con el álbum también quieren organizar una gira nacional. “Hay otros proyectos similares con cantantes de otros géneros, tanto del país como internacionales. Ahora, como muchos estamos de este lado del continente, aprovecharemos para realizar conciertos en Estados Unidos. Armaremos los ensambles con los músicos que estén acá y reforzaremos el grupo con fichas clave para reemplazar a los que faltan, como Jorge Torres”, indica Paiva-Bimbo.

Diego “el Negro” Álvarez asegura no tener conocimiento de esta iniciativa. “Ya no tengo relación con la movida. Sigo en contacto con muchos de sus integrantes, pero no tenía idea deRock and MAU 3”, afirma también desde Estados Unidos el percusionista.

Asegura que hay visiones distintas con respecto al proyecto. “Tuve la suerte de ser invitado de muchas de las agrupaciones. Al país le faltó coraje para apoyarla. Rock and MAU, sin ánimos de alardear, fue una muy buena idea que se me ocurrió. Trabajaba con los dos bandos, con los rockeros y los populares. Ninguno de ellos se conocía entre sí. La MAU perdió público y estábamos haciendo un poco más de lo mismo. Lo bonito es que la gente reconozca la música venezolana. Lo demás es hacer negocio de eso. Ahí yo no participo. Lo que impera es la obra de esos chamos, esas letras, esas melodías. Ellos son los verdaderos baluartes de Rock and MAU”.

Los últimos conciertos del proyecto fueron en diciembre de 2016 en El Hatillo y Los Palos Grandes.


Los planes de los que quedan

El mandolinista Jorge Torres, uno de los fundadores de la MAU, se irá en marzo a Argentina junto con su esposa, la cantante Andrea Paola, para estudiar durante cuatro meses. La idea es ver cómo está la escena allá y si hay alguna oportunidad de quedarse.

Edward Ramírez, cuatrista de C4 Trío, tiene como destino Colombia. “Soy miembro de la Movida Acústica Urbana desde sus inicios. Siempre estoy con la mejor disposición para apoyar, aunque últimamente he tenido más trabajo con otros proyectos. Lo de irme a Colombia cambia un poco la dinámica, especialmente con C4 Trío. Ahora tendremos que planificar mejor las cosas para no alterar el curso de los planes”, dice en referencia a los futuros conciertos y el próximo disco que editarán. Ha escuchado sobre Rock and MAU 3, pero no tiene mayores detalles.

El maraquero Manuel Rangel se encuentra en Caracas y no tiene muchos detalles de los próximos planes de la movida. “Estoy en Venezuela, pero mi trabajo también me mantiene bastante vinculado a Estados Unidos y Europa. Voy y vengo”.

 

Foto de William Dumont

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close