Fito Páez hizo temblar el alma de su público en el Sambil

Wikipedia recuerda que Fito Páez nació en el 63. Para la enciclopedia, el argentino envejece, pero para quienes van a sus conciertos no es así. Para ellos, se vuelve cada vez más grande y sorprendente. “Eres grande Fito, eres grande”, le gritan sin tapujos y sin importar género.
Su presentación el jueves pasado en Caracas no fue para promocionar temas nuevos, pero ahí estaba su público, testigo de muchas y pocas décadas, esperando reencontrarse con él y su música, y no fueron decepcionados.
La antesala estuvo a cargo de la venezolana Mariana Vega, que interpretó algunos de sus temas más conocidos como “Lejos de reconocer” y “Háblame”. No duró mucho tiempo en la tarima. Sólo fueron cinco canciones mientras todavía llegaba gente al Anfiteatro del Sambil.
Casi eran las 9 y 15 de la noche cuando se montó Fito acompañado de la banda The Killers Burritos. Lo primero fue “Lejos en Berlín”, un tema de los ochenta que esa noche sonó mucho mejor que la versión del disco, como ocurrió con todos lo siguientes.
La multitud empezaba a abandonar la razón, pero como la vida es imperfecta, hubo un problema: a Fito no le sonaba la guitarra. Se la cambiaron y tampoco, ningún acorde. Entonces, la devuelve, se da media vuelta y va al piano para solucionar todo, como el artista dueño de sus canciones, que hace con ellas lo que desea y como sea.
“Buenas noches Caracas, nosotros somos Fito Páez y los Killers Burritos”, así se presentó el rosarino, que ha visitado el país varias veces durante más de 20 años. La mayoría de las canciones fueron de discos anteriores al año 2000, como “Taquicardia”, “Yo vengo a ofrecer mi corazón”, “Tráfico por Katmandú” y “Ámbar Violeta”. De las más recientes: “Naturaleza Sangre”, “Enloquecer” y “Eso que llevas Ahí”. No faltó su famoso popurrí, solo con el piano, con “Cable a Tierra”, “Si es amor”, “Dos días en la vida”, “El amor después del amor”, “Dale alegría”, “11 y 6” y “Tumbas de la Gloria”, el clímax para muchos.
Incluso hizo una pausa para dejar que los Killers Burritos presentaran dos de sus temas. Recordó a su amigo Charly García y cantó “Desarma y Sangra”. Dos horas después de haber comenzado, se despidió con “Mariposa Technicolor”. Durante todo el concierto, el cantante no dejó de agradecer a Caracas por la noche que vivía en ese momento.

Foto Osmary Rivas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close