Humberto Prado: No se ha cumplido con el deber constitucional de descentralizar las cárceles

Para Humberto Prado, director del Observatorio Venezolano de Prisiones, el mejor sistema penitenciario no existe, pero mientras aparece, no descansa en su lucha para que sean respetados los derechos humanos de todos los reos en las cárceles del país.

Aunque son varios los problemas, considera que muchos se podrían resolver mediante la descentralización de las prisiones, como exige la Constitución de 1999.

Precisa que el artículo 272 establece que las cárceles deben ser regidas por una administración descentralizada con competencia de los gobiernos regionales o municipales.

También resalta que el Estado es el responsable de crear las instituciones para la reinserción en la sociedad de la persona que estuvo presa y así evitar que reincida, pero en el país la reincidencia continúa siendo alta.

Parte del problema también se lo atribuye a la falta de un programa que se lleve a cabo sin problemas e interrupciones: “En 10 años han pasado 11 ministros de Interior y Justicia y 17 directores de prisiones, por lo que no ha habido una continuidad administrativa”, afirma.

Critica además que no haya una clasificación de los reclusos por delitos, grado de peligrosidad, edad, reincidencia y si es procesado o penado.

Detalla que en Venezuela existen 32 cárceles con una capacidad para 12.000 personas, pero actualmente hay un total de 32.500 presos, la mayoría en hacinamiento.

Para Prado, los tres recintos construidos en los últimos años no son suficientes y no son bien aprovechados. Cita como ejemplo que en la Comunidad Penitenciaria de Coro hay 500 reclusos, pero fue construida para 850, y en Yare III la capacidad es de 468 cuando hay 38. En la Mínima de Carabobo la situación es similar.

Explica que los estándares internacionales indican que por cada 10 internos debe haber 1 funcionario de seguridad, pero en el país por cada 100 presos hay 1 agente. “Eso trae como consecuencia que la población reclusa busque mecanismos de resguardo hacia ellos mismos por la situaciones que se generan adentro. Hay rivalidades desde la calle o se generan después para mantener el poder internamente”. Todo eso contribuye a que surja el tráfico de drogas y de armas.

Piensa que en Venezuela el problema no es de normativas, sino “de hombres y mujeres”.

Sobre la salud en los centros penitenciarios, denuncia que no hay una permanencia de médicos las 24 horas y tampoco el número necesario de acuerdo a la población. Además, cuenta que hay personas con enfermedades como sida, sin que el Estado lo sepa.

Prado, que recibió en diciembre el premio de Derechos Humanos de la Embajada de Canadá, cuenta como la labor de su organismo no ha sido fácil, incluso ha recibido amenazas de personas que para él se ven perjudicadas por las denuncias que se hacen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close