El astronauta, un padre que quiere decir adiós en la Luna

Texto de Humberto Sánchez Amaya (@HumbertoSanchez) publicado previamente en El Nacional

En medio del desierto, un padre vive casi en el olvido. Su vida transcurre entre peroles viejos, papeles de periódico en el suelo y fotografías de tiempos mejores. A cientos de kilómetros, su hijo en la ciudad tiene una vida aparentemente cómoda, con mil quehaceres propios de un ejecutivo en un ajetreado lugar.

La historia del cortometraje El astronauta comienza con esos contrastes antes del encuentro entre ambos protagonistas. Al papá lo interpreta Luigi Sciamanna y al hijo Manuel Trotta, también director y guionista del filme.

El joven quiere internar al padre en un hogar de cuidados diarios. Sería irresponsable dejarlo solo en esa corroída casa, en medio de la nada, donde ni vecinos se asoman por el lugar.

Cuando Alberto se reúne con su papá, don Alfredo solo tiene una ilusión: construir un traje espacial para viajar a la Luna, donde asegura que su esposa lo está esperando. Ahí se despedirán y ella podrá seguir su viaje a las estrellas.

Entonces comienza un conflicto entre ambos. El viejo no quiere ceder en su propósito y el hijo, aunque al comienzo no da mucha importancia al anhelo de su padre, tampoco.

“Siempre me han interesado tres temas. Uno de ellos es el desarraigo, con el que cualquier venezolano se puede identificar. Luego está la desconexión. Vivimos en una época en la que puedes hablar con alguien, pero a la vez no porque está pendiente del celular. Acá lo trato de forma contrastada. Por un lado el padre conectado con la fantasía y por el otro el hijo apegado a la tecnología y su entorno laboral. Por último, me refiero a los puntos de encuentro. La gente se ha olvidado de tolerar el punto de vista del otro. Por eso hay metáforas de los mundos diferentes, eso representa la idea del astronauta”, indica Trotta, de 31 años de edad.

Hoy habrá una proyección privada a la prensa. El plan es presentar el cortometraje, de casi 25 minutos de duración, en varios festivales.

El rodaje se llevó a cabo entre Los Ángeles y el Parque Nacional Joshua Tree en California. Inicialmente se iba a filmar entre Caracas y Apure.

“Al principio conté con el apoyo del CNAC, que seleccionó el proyecto a finales de 2014. Pero empezaron los problemas. La dinámica se volvió cada vez más difícil porque eran muy estrictos a la hora de hacer cambios al guion. Si uno hacía una modificación, había que esperar por la aprobación del organismo, que tardaba en dar respuesta. Mi intención era rodar durante la sequía en Apure y fue imposible fijar fecha con estos procedimientos. Estaba también el tema de la inflación. Decidí no hacerlo en Venezuela y comenzar desde cero”, cuenta el realizador, residenciado en Los Ángeles desde 2011, cuando fue a estudiar una maestría en el American Film Institute. También es actor, formado por Elia K. Schneider.

En 2011 protagonizó el monólogo La maña, que se presentó en la Sala Cabrujas. En cine también se encargó de la edición de Esclavo de Dios de Joel Novoa Schneider.

“La gente se ha olvidado de tolerar el punto de vista del otro. Por eso hay metáforas de los mundos diferentes, eso representa la idea del astronauta”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close