Desorden Público: un disco, giras y planes en México

Texto de Humberto Sánchez Amaya (@HumbertoSanchez) publicado previamente en El Nacional

Bailando sobre las ruinas es un manual de instrucciones, a ritmo de ska y otros sonidos caribeños, para ser implementado durante y después del caos. Sí, así se puede interpretar el nuevo disco de Desorden Público, editado en 2016, pero que el grupo presentó oficialmente el jueves en Caracas en un encuentro con seguidores a las afueras de la tienda Aeromúsica de Las Mercedes.

Si bien Los contrarios, publicado en 2011, era una invitación a la reconciliación en medio de tanta polarización, en esta entrega hay otra lectura del momento con especial énfasis en la apuesta por un mejor futuro, a pesar de que cueste tanto imaginarlo.

De este álbum desde hace rato se conocen algunas canciones. La más popular: “Todo está muy normal”, que la banda tocó en 2014 durante el Festival Suena Caracas. Tampoco es que Bailando sobre las ruinassea un mantra de autoayuda; hay lugar para la celebración, la ironía, un saludo a los que se fueron, una oda al ska y recuerdos de amores pasados.

“Tiene mucha coherencia con la evolución de Desorden Público. Por una parte, hay temas recurrentes en nuestro trabajo que son las visiones críticas del mundo que nos toca vivir; el humor, la metáfora y otros recursos poéticos para describir un contexto. Obviamente es un álbum muy inspirado en la situación que vive nuestro país”, afirma el cantante Horacio Blanco sobre una producción editada en CD, vinilo, cassette y, en febrero, en 45 RPM.

En los meses recientes, Blanco ha encontrado otra lectura para el tema “Bailando sobre las ruinas”, sobre el renacer de la venezolanidad. “Durante algún tiempo estuve expectante por ver si esa esperanza se materializaba, pero sigue la turbulencia compleja que pareciera no terminar. No obstante, ese resurgimiento de la venezolanidad sí está ocurriendo, solo que afuera de nuestras fronteras, en muchos lugares. Lo hemos visto en las giras, vemos cómo ese montón de gente, sea cual sea su área de experticia, está trabajando con mucha honestidad. Levantan la frente y el pecho con orgullo cuando dicen que son de Venezuela. Creo que es una manera muy bonita de presenciar cómo nuestra idiosincrasia se esparce por el mundo. No tengo temor a equivocarme al decir que la mayoría de esas personas hacen sus cosas de manera honorable y responsable. Eso está bien”.

Para el tecladista y productor Francisco “Coco” Díaz, el disco expone una idea que califica de demoledora: es una celebración encima de un terreno en ruinas. “Es una grabación que si bien es esperanzadora, tiene una dualidad por ciertas cosas tristes que se pueden apreciar mientras se escucha”.

El concepto gráfico y la portada de esta edición de Bailando sobre las ruinas son obra del artista mexicano Chema Skandall, residenciado en Estados Unidos. En 2016, el disco se difundió en las redes y hubo algunas ediciones en físico con otra imagen. “Nunca se tuvo una portada definitiva. Esa que se ve en la que salen nuestros rostros se hizo de emergencia porque teníamos una gira por Europa. Hubo un intento con Carlos Zerpa que nunca dio una portada, sino que creó un arte para cada una de las canciones. Por eso en la versión española se realizó un diseño genérico de un libro con el material que él realizó. En Alemania se editó un sobre promocional. Venezuela tuvo el chance, gracias al desastre del país, de esperar a este lanzamiento que cuenta con lo creado por Chema, gran amigo desde hace años de Desorden”, cuenta el bajista José Luis “Caplís” Chacín.

La portada de Chema Skandall, muy impregnada del imaginario mexicano del Día de los Muertos, es un guiño a la cultura de un país que han visitado bastante este año y que les ha hecho replantearse los planes para 2018. En los meses recientes han sido varios los conciertos en ese país, Estados Unidos y distintos sitios de Latinoamérica.

“Nos encontramos en el proceso de tomar decisiones para el próximo año. Desorden Público ha logrado escalar una posición importante en este momento que no queremos desaprovechar. Evidentemente hay muchas más opciones de trabajo en el exterior que en Venezuela. No quisiéramos que fuera de este manera, pero es la realidad. ¿Que si nos vamos a mudar definitivamente? Tampoco. Como banda no tenemos planteado hacer lo mismo que Okills o Los Amigos Invisibles, pero creo que sí vamos a pasar un buen rato fuera del país”, indicó Blanco, quien también es guitarrista de la agrupación, nominada este año al Grammy junto con C4 Trío por el álbum Pa’ fuera.

Sobre estos premios, Caplís tiene una anécdota: “Nos contaron el año pasado que el disco En descomposición, me imagino que por la reedición que hizo Sony, hace poco llegó a considerarse para las nominaciones, pero lo descalificaron porque alguien se dio cuenta de que fue publicado originalmente en 1990”.

20 años de Plomo revienta

Este año se cumplió el 20 aniversario de Plomo revienta, uno de los discos más conocidos de Desorden Público, el que tiene canciones como “Allá cayó”, “Molotov Love”, “Látex”, “Valle de balas”, “Vaivén” y “Manuela”.

En Venezuela este acontecimiento pasó inadvertido, principalmente por la conflictividad del primer semestre. Sin embargo, la agrupación realizó varias presentaciones para celebrar el disco en el exterior, como la que se realizó en el Ruido Fest Show en Chicago.

“Aquella banda no es la que se encuentra trabajando hoy, hubo una metamorfosis importante, afortunadamente. Y digo afortunadamente porque los nuevos músicos que integran ahora la agrupación, junto con los de vieja data, son tipos talentosos. Coco, por ejemplo, además de ser un gran pianista, es un productor sagaz que ha producido cuatro discos. Héctor Hernández (saxo tenor) es de esos súper instrumentistas que vienen signados por la escuela del sistema de orquestas. Estoy seguro de que más temprano que tarde, muchos de los arreglos de metales vendrán del ingenio de este margariteño”, cuenta Horacio Blanco, cantante de Desorden Público, agrupación que tiene también entre sus integrantes al baterista Daniel Sarmiento y al percusionista Óscar Alcaíno.

El miércoles y el jueves, la banda se presentará en el Centro Cultural BOD, donde ofrecerá un show titulado Guarachando en Navidad, nombre vinculado con el disco que lanzó en 2014 con versiones de temas de esta época decembrina como “El año viejo”, “Corre caballito” y “Niño lindo”.

Foto de Williams Marrero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s