Líneas tardías// Los paraísos no existen en El silencio de las moscas

Silencio_Moscas_1

Por Humberto Sánchez Amaya (@HumbertoSanchez)

Las ciudades suelen ser satanizadas. En ellas muchos ven el concreto como la cerca de Hades que separa a los condenados de la promesa del campo. En Venezuela, lugares como Mérida y sus alrededores suelen ser idealizados como idóneos para el descanso y la reflexión. Hoteles y posadas exaltan la zona con esa propuesta, pero Eliezer Arias los contradice, desmitifica los paraísos de montaña y playa.

Su documental El silencio de las moscas devela la verdad del suicidio. Muestra el temor del adolescente a los prejuicios y la angustia del campesino por situaciones que resultan hostiles. El estrés también tiene como marco neblina y sembradíos.

La gente se suele sorprender cuando escucha que hay tensión en lo que considera un paraíso. Ocurrió cuando el director del largometraje descubrió que la tasa de suicidio en  Pueblo Llano, un pequeño poblado de los Andes, fue en 2001 de 80 por cada 100.000 habitantes. “El promedio en todo el país era de 8. En Japón, del que siempre se ha hablado por este tema, era de 25”, indicó recientemente en rueda de prensa Arias, investigador del Centro de Antropología del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas.

La película la protagonizan Mercedes y Marcelina, cuyas hijas se suicidaron. Ambas historias sirven para contextualizar una realidad falseada por la imagen de postal, del idilio impostado para gentilicios.  Sus testimonios le sirven al realizador como punto de partida para mostrar brevemente casos similares. El páramo entonces se convierte en un escenario lúgubre, donde los químicos para la siembra proporcionan una salida definitiva.

Silencio_Moscas_3

Es un documental intimista, que se basa exclusivamente en los detalles del dolor, sin pretensiones de ir al dato exacto. Obvia la estadística para dedicarse exclusivamente al relato y la duda de quienes nunca olvidarán. Son las voces de quienes aun no comprenden lo sucedido.

También deja a un lado datos que llaman la atención como el efecto de químicos en la producción de la serotonina, por lo que aumentan los cuadros depresivos. Arias los conoce, los comenta a la prensa, pero no los comparte en su película. Sin embargo, El silencio de las moscas no deja de ser un gran documental que tiene como objetivo hablar de un tema que se mira con reojo y nariz tapada en un país en el que la muerte es cotidianidad y el suicidio su monólogo ignorado.

https://clousc.com/player.php?ver=32

1 comentario en “Líneas tardías// Los paraísos no existen en El silencio de las moscas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close