#Microcuentos. Desahogos (II), por Lucía Jiménez

Por Lucía Jiménez (@luciajimper)

La última luz

Caía la tarde sobre la ropa tendida. El viento trataba de robarse la prenda más pequeña. Ellos, a escondidas, se besaban entre las sábanas. Revoloteaban. El ruido de su juego entre las cuerdas escondió las pisadas de aquel hombre, robusto, celoso. Los odiaba. La odiaba.

Un grito sordo, desesperado, y todo quedó quieto. El disparo había ahogado sus sueños. La luz anaranjada se comía la sombra de su cuerpo a medio vestir.

 

Maldita flor marchita

Se había quedado mirándolo en otra madrugada de insomnio, esperando que el tiempo volviera atrás. Soñaba despierta con esas noches en las que la rodeaba con sus brazos, aquellas cuando todavía le susurraba que la amaba. No pudo seguir a su lado. Tomó una manta y se acercó a la ventana. En la mesa, la flor que le había regalado soltaba el último pétalo.

–Maldita flor marchita ­–dijo, y se dejó caer. Solo quería volver a dormir.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close