Mil soles espléndidos de Khaled Hosseini, por Libia Kancev

MilSolesEsplendidos

Texto de Libia Kancev publicado previamente en Triote

“de todas las penalidades que debía arrostrar una persona, la más dura era la espera” (127).

Mil soles espléndidos (2007) es la segunda novela del médico y escritor afgano estadounidense Khaled Hosseini (Kabul, 1965).

La novela captó mi atención con rapidez no sólo por el tema en sí sino por un estilo narrativo que la hace ágil, dinámica e interesante.

Hace algún tiempo publiqué en este mismo blog una reseña de la primera novela de Hosseini, Cometas en el cielo (2003)que también me gustó mucho hablando desde el punto de vista literario pues la temática abordada por este autor es realmente dramática. Leyendo Mil Soles…recordé al escritor egipcio, premio Nobel de Literatura 1988, Naguib Mahfuz (1911-2006) por la similitud en la forma de escribir.

De todos los temas que se abordan en Mil soles…el maltrato a la mujer, la guerra, la muerte, el amor, la destrucción de patrimonios de la humanidad, de libros, diríamos que el primero es el más terrible de todos. Es difícil que, al ir leyendo no sintamos asombro, dolor, furia ante el trato muchas veces inhumano que se le da a la mujer.

Cuatro personajes resaltan en Mil soles…Mariam: una joven nacida de una sirvienta (Nana), y producto de su relación con un afgano adinerado que ya tenía tres esposas y otros tantos hijos. Vivían en Herat (al occidente de Afganistán). Aunque no vivían con el padre, éste no desamparó a Mariam quien, literalmente, lo adoraba. Nana siempre le decía que ella nunca sería alguien en la vida (al igual que ella misma). Un día Mariam fue a ver a su padre (quien no la recibió) y cuando regresó a su casa su madre se había ahorcado. El padre tuvo que hacerse cargo de Mariam pero, cuando apenas tenía 13 ó 14 años el padre la hizo casar con un amigo viudo mucho mayor que ella llamado Rashid que vivía en Kabul.  Mariam tuvo que empezar a usar la burka por exigencia de Rashid.

Rashid maltrató hasta más no poder a su jovencísima esposa, maltrato (tanto físico como verbal) que iba en aumento cada vez que Mariam tenía una pérdida. De hecho, Mariam nunca llegó a tener hijos.

Lo anterior constituye la parte inicial de la novela para luego desarrollarse otra donde aparecen, desde niños, Laila y Tariq, vecinos y amigos que crecieron juntos. Laila era la hija menor de una pareja donde el padre había sido profesor universitario y un gran amante de los libros en especial de la poesía. La madre de Laila era una mujer sumida en la depresión posterior a que sus dos hijos varones se habían ido de casa, en 1980, para combatir contra los rusos que apoyaban al gobierno de Afganistán que había llegado al poder  posterior a un golpe de estado en abril de 1978.  Los dos hermanos de Laila terminaron asesinados.

Tariq tenía una sola pierna. Cuando tenía cinco años, una mina antipersona le había estallado. Usaba una pierna ortopédica.

El padre de Laila la estimulaba para que estudiara y le auguraba que algún día sería alguien importante no sólo para ella misma sino para su país.

No obstante, la situación política de Afganistán cada día empeoraba, primero con la llegada del socialismo al poder, luego la lucha de los muyahidines contra el gobierno; posteriormente la lucha entre las distintas facciones de muyahidines por tener el poder.

Vale mencionar que los muyahidines eran los miembros de diversas facciones político- militares que operaron en Afganistán desde 1970. En un contexto islámico es la persona que hace la yihad, alguien que lucha por su fe. El más famoso fue Osama bin Laden (1957-2011), de origen saudí, quien creó la llamada red de Al Qaeda como una coordinadora de inteligencia de los muyahidines.

Después aparecen los llamados talibanes (facción político militar fundamentalista islámica de Afganistán) que triunfan sobre los muyahidines en una lucha feroz que destruye a Kabul.

El narrador relata escenas terribles. Los padres de Tariq deciden irse para Pakistán donde ya había un importante número de afganos refugiados. Cuando Tariq va a decirle a Laila que se va y que se vaya con él ella le dice que sabe que su madre jamás se irá. Laila se siente desconsolada y el amor nunca dicho entre los dos jóvenes se materializa en el acto amoroso. Sin embargo, al poco tiempo de la partida de Tariq, el padre de Laila logra convencer a la madre para que huyan a Pakistán y, en los preparativos, un misil alcanza la casa, los padres mueren y Laila se salva milagrosamente.

De aquí en adelante se entrelaza la historia de Mariam y la de Laila ya que, Rashid saca a la joven de los escombros, Mariam la cuida hasta que la joven se restablece y comprende lo sucedido. Rashid empieza a tratar a Laila con una sutileza que jamás le había dado a Mariam y decide casarse con ella. Laila no quería aceptar y mucho menos irrespetar a Mariam pero en el ínterin se percató que estaba embarazada.

Al poco tiempo de esto, un hombre fue a la casa de Mariam pidiendo hablar con Laila, ella no lo conocía. El hombre vino a decirle que había conocido a Tariq en un hospital, que siempre la nombraba pero que había muerto producto de unas severas quemaduras cuando el convoy en donde iba con sus padres había sido atacado.

La muerte de Tariq fue una noticia terrible para Laila. En su estado no tuvo más opción que acceder  al matrimonio con Rashid. Laila, al igual que Mariam, también se vio obligada a usar la burka.

Cuando se supo del embarazo de Laila, Rashid estaba feliz y para él estaba claro que tendrían un varón pero no fue así. Laila tuvo una niña (Aziza). Para Rashid la niña no representaba nada y su trato para con ella era totalmente indiferente.

Poco a poco las tensiones entre Mariam y Laila fueron bajando. Mariam se encariñó con Aziza y se dio cuenta que Laila era una buena muchacha y una madre dedicada. Por otra parte, Laila se enfrentaba con Rashid cuanto éste, por cualquier razón, quería golpear a Mariam.

Las mujeres se hicieron inseparables.

Con el transcurrir del tiempo y al llegar los talibanes al poder la situación se puso mucho peor, en especial para las mujeres quienes no representaban ABSOLUTAMENTE NADA.

Laila quedó embarazada por segunda vez  y por momentos pensó en abortar pues no quería tener un hijo de Rashid pero reflexionó que la criatura que llevaba en sus entrañas no tenía culpa de nada. Laila tuvo al niño por cesárea y sin anestesia. Lo llamaron Zalmai.

Aunque la situación política cada día empeoraba, Rashid estaba feliz con su hijo. Su negocio de zapatos se vino a pique pero, aún así empezó a endeudarse para comprarle cosas al niño. Rashid le inculcaba al niño sentimientos de superioridad con respecto a las mujeres incluso hacia su propia madre, Mariam y su hermana Aziza.

El hambre empezó a hacer mella en ellos. Laila tuvo que llevar a Aziza a un orfelinato para al menos garantizarle comida. Un día que Laila venía de visitar a su hija vio a Tariq y corrió, corrió y corrió hacia él. Laila estaba feliz. La historia que le habían contado años atrás había sido armada por Rashid. Tariq había regresado para buscar a Laila, ella le dijo que Aziza era su hija. Cuando Rashid llegó, Tariq ya se había marchado prometiendo venir al día siguiente. Zalmai le contó a su padre que un hombre había estado en casa.  En un arrebato de ira, Rashid empezó a golpear a Laila y la hubiera matado de no ser por Mariam quien buscó una pala y de dos golpes lo mató.

Mariam aceptó su culpa (Laila quería que escaparan). Los talibanes la juzgaron y la sentenciaron a muerte. Laila, Tariq, Aziza y Zalmai se van a Pakistán. Laila y Tariq se casan y Laila daba gracias a Alá por tener una nueva vida, aún así, siempre tenía a Mariam en su pensamiento.

Como un año después de vivir en Pakistán, Laila le dice a Tariq que quiere regresar a Kabul. Tariq acepta y regresan. Los talibanes habían sido neutralizados y prácticamente Kabul estaba en reconstrucción.  Antes de llegar a Kabul, Laila fue a Herat, a la ciudad donde nació y vivió Mariam hasta su adolescencia. Sentía la necesidad de conocer  su casa y hacer una ofrenda a su memoria.

Luego, Tariq y Laila alquilaron una casa y Laila empezó a dar clase en el orfelinato donde había estado Aziza. La novela finaliza con la noticia de que Laila está nuevamente embarazada.

Texto consultado

Hosseini, K. Mil soles espléndidos. Editorial Salamandra. Barcelona. España. 2007.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close